Inicio arrow Infecciones Virales arrow Padecimientos

Padecimientos
¿Qué es un Virus?

El virus es en sí un simple material genético recubierto de una cápsula de proteínas, sin vida propia, pero con la información suficiente para vivir como parásito dentro de las células a las cuales utiliza como medio de transporte y de reproducción. Estos microorganismos pueden contagiarse de persona a persona a través del aire, de alimentos, de la sangre o por medio de insectos como pulgas o mosquitos que llevan la sangre de una persona infectada a otra. También pueden permanecer durante años dentro del cuerpo de manera latente, sin ser detectados por el cuerpo, y repentinamente volverse activos cuando perciben una depresión en las defensas, replicándose por millones en pocos días.

Se han logrado identificar cientos de virus humanos (que atacan sólo a humanos) diferentes, cada uno con características particulares que le permiten subsistir. La cantidad de virus diferentes no es constante, pues cada uno tiene la posibilidad de transformarse creando nuevos tipos más resistentes a los medicamentos. Esta diversidad y capacidad de transformación hace difícil la tarea de la medicina para combatirlos.

La naturaleza, en su tarea de tener cada vez seres vivos más fuertes, utiliza a los virus para eliminar a los seres vivos, como bacterias, plantas, animales o personas, cuyas defensas estén débiles. Podemos decir que los virus son los depredadores de los débiles.

Por otra parte, el cuerpo humano está diseñado para combatir con éxito a los virus, no importa que tan contagiosos, peligrosos o desconocidos sean, la única condición es tener un sistema de defensa sano. En ocasiones podemos observar a varias personas que se exponen de igual forma a un mismo virus y el efecto en ellas es muy diferente, pues mientras para algunas los síntomas son apenas perceptibles, para otras los daños son severos. Este ejemplo explica por qué el enfoque natural contra las infecciones no va tanto dirigido al tipo de virus que se trate, sino se centra en las defensas de la persona y en cómo reforzarlas.

Etapas Aguda y Crónica de la Infección

En toda infección viral, es importante distinguir entre etapa aguda y crónica, pues la causa y las acciones para combatirla son distintas. Algunos virus sólo actúan en etapa aguda, otros en cambio, pueden pasar de aguda a crónica si nuestras defensas se lo permiten.

AGUDA: La etapa aguda inicia con el contagio y termina días o pocas semanas después, generalmente con el alivio. Entre el momento del contagio y los primeros síntomas pueden pasar algunos días que llamamos tiempo de incubación. La duración e intensidad de los síntomas dependen del tipo de virus y de la fortaleza de nuestras defensas. Junto con los síntomas, que es la respuesta de nuestro organismo, se pueden presentar daños a órganos o tejidos. La etapa aguda se presenta una sola vez por cada tipo de virus, pues nuestras defensas memorizan al enemigo de manera que no cause problemas futuros. En un sistema de defensa sano, la duración de la etapa será breve y el virus no causará daños.

CRÓNICA: Cuando, durante la etapa aguda, nuestras defensas no pueden contener el ataque de la infección viral, antes que permitir la derrota completa, que significaría la muerte, nuestras defensas ceden al virus un lugar donde estos se instalan, iniciándose con esto la etapa crónica que puede durar años o el resto de la vida. Posteriormente a la instalación de la enfermedad, las defensas de nuestro cuerpo continúan combatiendo al virus pero normalmente se limitan a evitar que la infección se propague a otros tejidos. La forma de darnos cuenta del padecimiento crónico es por los síntomas locales que generan nuestras defensas o por los daños que la infección ha causado en los tejidos donde se encuentra instalada. Es frecuente que pasen meses o años antes de enterarnos de que padecemos una infección crónica. En un sistema de defensa sano, la etapa crónica no existe, pues nuestro cuerpo está diseñado para vencer sin problema cualquier virus no importa cual sea ni las circunstancias del contagio.

100 Años de Evolución de los Padecimientos Virales

Los cambios que vivió la humanidad durante el último siglo, fueron sin duda los más rápidos de la historia. Esta evolución tan acelerada también incluyó a las enfermedades, en donde hubo cambios buenos y otros no tan buenos. En el aspecto positivo, podemos identificar tres grandes mejoras: salubridad, avances de la medicina y cobertura médica. Estas mejoras abatieron las principales causas de muerte que existían mejorando considerablemente los índices de mortandad y la esperanza de vida del hombre moderno. En el aspecto negativo, los padecimientos de tipo crónico, que hace cien años no eran un problema grave, continuaron aumentando llegando a ser hoy un problema de salud pública. Dentro de este tipo de padecimientos, los de origen viral son una especial preocupación pues parecen aumentar sin control. Algunas de estas infecciones se pueden considerar graves como la Hepatitis, el VIH y algunos padecimientos Autoinmunes, y otras leves como el Herpes Simple y el Papiloma, pero todas con una consecuencia en común: el deterioro de la calidad de vida del hombre moderno (ver ESTADÍSTICAS en la sección de Enfermedades Crónicas).

En cuanto a las infecciones virales de tipo agudo, también se han vivido cambios importantes. En 1918 ocurrió un suceso inesperado, la pandemia viral llamada influenza española provocó en un año más de 20 millones de muertes alrededor del mundo, cerca de medio millón en nuestro país. Tan rápido como llegó se extinguió el virus pero dejó en la humanidad, junto con la conciencia de vulnerabilidad ante las pandemias, la necesidad de mejorar los controles sanitarios. Estas mejoras implementadas en salubridad a lo largo del siglo en casi todo el mundo, han mantenido bajo control las pandemias potenciales y en general los padecimientos epidémicos.

De la misma forma que el siglo pasado se entendió bien la importancia de la salubridad, deseamos que este nuevo siglo que iniciamos con una pandemia de infecciones virales crónicas, se comprenda que quien mejor nos protegerá de los virus serán nuestras propias defensas.

Causas de los Actuales Niveles de Infecciones

Si creemos que nuestro cuerpo está diseñado para vivir sano, la primera pregunta por hacer cuando enfermamos, no es cómo curarnos, sino por qué nos enfermamos. Si a nivel sociedad vemos un histórico incremento en los padecimientos, antes de enfocar nuestra energía en buscar un medicamento que nos cure, conviene preguntarnos, por qué nos estamos enfermando, qué estamos haciendo que atenta contra nuestra naturaleza. La forma alarmante en que aumentan las infecciones crónicas, particularmente en los países desarrollados, nos indica que en nuestra modernidad algo estamos haciendo que va en contra de nuestro diseño. ¿Podemos pedirles a las defensas de nuestro cuerpo que funcionen bien si al mismo tiempo lo llenamos de impurezas y lo alimentamos con comida artificial? ¿Podemos exigirle a nuestro organismo que no permita las infecciones crónicas si al mismo tiempo llevamos una vida llena de tensión, miedo y angustia?

La causa de que en los últimos cien años el problema de las infecciones virales haya crecido de manera continua y sostenida, no obedece a que haya más virus, o que se estén haciendo más fuertes o evolucionados, sino se debe a que nuestras defensas se han ido debilitando poco a poco de manera igualmente continua y sostenida durante el mismo período. De hecho, el problema no se limita a las infecciones virales sino a un crecimiento nunca antes visto de enfermedades crónicas que, por definición, son consecuencia de un sistema de defensa débil o comprometido.

Los humanos nos hemos alimentado de plantas y animales desde hace decenas de miles de generaciones, razón por la cual todas las substancias naturales son plenamente conocidas por nuestro cuerpo. Cuando nuestro cuerpo ve una de estas sustancias en nuestro organismo, sabe muy bien cómo identificarla, transformarla, aprovechar lo que necesita y desechar el resto. En las últimas, digamos cuatro, generaciones, la modernidad cambió las reglas al llevar al interior de nuestro cuerpo sustancias nuevas, diseñadas y fabricadas por el hombre y que para el organismo son extrañas pues no se encuentran en la memoria genética. El cuerpo humano tiene la capacidad de aprender a reconocer, transformar y desechar substancias nuevas, pero no a la velocidad y en la cantidad que la vida moderna nos impone. Para evitar una intoxicación generalizada, el sistema de defensa se dedicará a sacar del organismo estas sustancias extrañas diseminadas en todo el organismo. Esta tarea que adquiere el cuerpo de todo hombre moderno, compromete la mayor parte de sus defensas en esta tarea de desintoxicación y reduce la capacidad de dichas defensas para combatir las infecciones. Más aún, la contaminación interior hace que nuestras células no se nutran, no respiren y no se reproduzcan bien creando un sinnúmero de padecimientos crónicos.

El cuerpo humano está diseñado para curarse a sí mismo de cualquier padecimiento, por incurable que a la ciencia le pueda parecer. Pero para que esto sea posible, es necesario regresarle a nuestro organismo las condiciones originales de limpieza interna de manera que regrese la salud a cada célula y podamos disponer de la totalidad de nuestras defensas para enfrentar con éxito la infección y/o reparar los tejidos dañados.

Listado de Padecimientos

- INFECCIONES AGUDAS


1.- HERPES EN PIEL
VIRUS: Herpes Simple Tipo 1
INCIDENCIA: N D
CONTAGIO: Saliva
SÍNTOMAS: Fuegos en la boca y/o erupciones en la piel.

2.- HERPES GENITAL
VIRUS: Herpes Simple Tipo 2
INCIDENCIA: 170 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA) (CDC)
CONTAGIO: Transmisión Sexual
SÍNTOMAS: Erupciones en genitales

3.- ZOSTER
VIRUS: Varicela – Zoster
INCIDENCIA: 180 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA) (NIAID)
CONTAGIO: Virus en estado latente desde el contagio de varicela.
SÍNTOMAS: Erupciones en la piel de un solo lado del cuerpo.

4.- MONONUCLEOSIS
VIRUS: Epstein Barr
INCIDENCIA: Más de 500 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA)
CONTAGIO: Saliva
SÍNTOMAS: Fiebre, Inflamación de garganta y ganglios, dolor de cabeza, fatiga. Duración, de 1 a 6 semanas.

5.- ROSEOLA INFANTIL
VIRUS: Herpes 6 y Herpes 7
INCIDENCIA: N D
CONTAGIO: Saliva
SÍNTOMAS: Temperatura por 3 días, comezón en niños pequeños.

6.- MENINGITIS ASÉPTICA
VIRUS: Enterovirus, Herpes 1 y 2, Epstein Barr, Citomegalovirus, en ese orden de incidencia.
INCIDENCIA: 3 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA) (CDC)
CONTAGIO: Saliva
SÍNTOMAS: Dolor de cabeza, cuello rígido, fiebre, dolor muscular, mareos, fotofobia.

7.- DENGUE
VIRUS: Dengue (Flavivirus)
INCIDENCIA: 8 (casos anuales por 100 mil hab. en MEX) (SINAIS)
CONTAGIO: Mosquito
SÍNTOMAS: Fiebre, Dolor muscular, Gripe, Dolor de Cabeza.

8.- HEPATITIS B AGUDA
VIRUS: Hepatitis B
INCIDENCIA: 68 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA) (NIH)
CONTAGIO: Sangre y Fluidos
SÍNTOMAS: Temperatura, gripe, fatiga, orina obscura, ojos y piel amarilla. Existe vacuna.

9.- HEPATITIS C AGUDA
VIRUS: Hepatitis C
INCIDENCIA: 51 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA) (NIH)
CONTAGIO: Sangre y Fluidos
SÍNTOMAS: Más de la mitad de los enfermos no desarrollan síntomas. Cuando los hay son similares a los de la Hepatitis B.

10.- PAPILOMA ETAPA AGUDA
VIRUS: Papiloma Humano (más de 40 variedades)
INCIDENCIA: Más de 500 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA)
CONTAGIO: Transmisión Sexual
SÍNTOMAS: No presenta síntomas. Existe vacuna que protege contra las variedades más comunes.

11.- VIH ETAPA AGUDA
VIRUS: VIH
INCIDENCIA: 13 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA) (NIAID)
CONTAGIO: Sangre y Fluidos
SÍNTOMAS: 1 a 6 semanas con síntomas similares a la Mononucleosis: Fiebre, Faringitis, Inflamación de nodos linfáticos, Dolor muscular, Erupciones en la boca y esófago, Comezón, Gripe.

12.- GASTROENTERITIS VIRAL
VIRUS: Norovirus o Rotavirus
INCIDENCIA: Más de 1000 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA) (NIAID)
CONTAGIO: Saliva, Fecal, Higiene en preparación de alimentos
SÍNTOMA: Vomito, Diarrea (deshidratación), Temperatura (no muy alta), Cólico. Duración de 4 a 10 días.

13.- NEUMONÍA VIRAL
VIRUS: Influenza, Cyncytial (VRC), Parainfluenza, Adenovirus
INCIDENCIA: Más de 500 (casos anuales por 100 mil hab. en EUA)
CONTAGIO: Saliva, por aire a menos de 1 metro del enfermo.
SÍNTOMA: Fiebre, Tos sin flema, Rinitis, Dolor de cabeza y Dolor muscular.

14.- CON POTENCIAL PANDÉMICO
VIRUS: Influenza A (H5N1) o Coranovirus (SARS)
INCIDENCIA: Ninguna en nuestro país.
CONTAGIO: Fluidos o aérea en proximidad con enfermo.
SÍNTOMAS: Gripe, temperatura, inflamación de garganta, neumonía.

- INFECCIONES CRÓNICAS


1.- ENFERMEDAD DE GRAVES
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Autoinmune
VIRUS: Adenovirus (31) (2) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 1.12 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NWHIC)

2.- ESCLEROSIS LATERAL (ELA)
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Autoinmune
VIRUS: Enterovirus (3) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 0.01 (% de la población con el padecimiento en EUA) (RPCR)

3.- DIABETES TIPO 1
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Autoinmune
VIRUS: Coxsackie B3 (32) (20) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 0.12 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NIAID)

4.- SJOGREN’S
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Autoinmune
VIRUS: Retrovirus HTLV-1 (33) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 0.37 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NIAMS)

5.- ESCLERODERMA
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Autoinmune
VIRUS: Citomegalovirus (CMV) (30) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 0.11 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NWHIC)

6.- LUPUS (LES)
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Autoinmune
VIRUS: Epstein Barr (4) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 0.51 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NWHIC)

7.- FIBROMIALGIA Y/O FATIGA CRÓNICA
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Autoinmune
VIRUS: Herpes 6 (10) (22) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: FM= 1.36, SFC= 0.18 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NIAMS) (NIAID)

8.- ESCLEROSIS MÚLTIPLE
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Autoinmune
VIRUS: Herpes 6 (14) (21) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 0.14 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NIAID)

9.- DEPRESIÓN CRÓNICA
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Psiquiátrico
VIRUS: Borna (17) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 5.3 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NIMH)

10.- BIPOLARIDAD
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Psiquiátrico
VIRUS: Borna (17) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 1.20 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NIMH)

11.- ESQUIZOFRENIA
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Psiquiátrico
VIRUS: Borna (5) (Estudios en proceso)
PREVALENCIA: 0.81 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NIMH)

12.- DIVERSOS TIPOS DE CÁNCER
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Crónico Degenerativo
VIRUS: Retrovirus HTLV-1 causal de Leucemia en Adultos y Linfoma (26). Herpes 8 causal de Sarcoma Kaposi’s (24). Papiloma 16 y 18 causales de Cáncer Cervical (25) y de Pecho (28). Epstein Barr causal de Carcinoma Gástrico (29).
PREVALENCIA: N D

13.- VIH+/SIDA
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Infeccioso
VIRUS: VIH
PREVALENCIA: 0.33 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NIAID)

14.- HEPATITIS B CRÓNICA
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Infeccioso
VIRUS: Hepatitis B
PREVALENCIA: 0.55 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NWHIC)

15.- HEPATITIS C CRÓNICA
CLASIFICACIÓN: Padecimiento Infeccioso
VIRUS: Hepatitis C
PREVALENCIA: 1.47 (% de la población con el padecimiento en EUA) (CDC)

16.- HERPES GENITAL
CLASIFICACIÓN: Padecimiento de Transmisión Sexual
VIRUS: Herpes Simple 2
PREVALENCIA: 24.6 (% de la población con el padecimiento en EUA) (NIAID)

17.- PAPILOMA GENITAL
CLASIFICACIÓN: Padecimiento de Transmisión Sexual
VIRUS: Papiloma Humano (más de 40 tipos)
PREVALENCIA: 7.3 (% de la población con el padecimiento en EUA)


 
(C) 2014 Medicina Natural